jueves, 13 de enero de 2011

Top-Ten de trabajos...

...que han desaparecido de la historia debido al progreso de la civilización y el avance tecnológico:

1. El pintor rupestre:
  
 Los soportes, tristemente, evolucionaron. Los primeros homo sapiens se quejaron mucho, pero pronto aprendieron a escribir en cuneiforme y encontraron trabajo. Su vida se llenó de plenitud intelectual.


 
2.  El hechicero - mago - druida - gurú:
Con el progreso de la ciencia y las ideologías tuvieron que adaptarse e ir renovando sus triquiñuelas. Donde al principio ponían cataplasmas de cardo borriquero, se inventaron que ahora había que poner mierda de perrillo de las praderas. Consiguieron sobrevivir; ahora los puedes encontrar con un título diferente: homeópata, astrólogo, experto en ciencias del espíritu, obispo, etc.


3. El esclavo:

Gran profesión donde las hubiera, con el avance del pensamiento crítico y del sentido del juicio el hombre fue erradicándola de la sociedad. A continuación lo hicieron los americanos. No obstante, muchos de ellos encontraron trabajos similares y se adaptaron muy bien sin sufrir cambios en su rutina diaria o su sueldo.


4. El herrero o forjador de espadas:

 Este humilde trabajador encontró su desgracia con el crecimiento de la industria armamentística: al igual que pasó con los vinilos, su obra quedó reducida a llenar el almacén de coleccionistas y nostálgicos. Se encuentra desamparado en el mundo actual y su gremio protesta regularmente contra las armas de fuego, que son ensambladas en serie en las fábricas a muy bajo coste perjudicando su trabajo de artesanos entregados a la creación de cultura obras de arte. Aducen que lo de antes “sí que eran guerras” y no lo de ahora, que ni hay valor ni sangre ni nada.



5. El enano bufón:

Este señor era el que se encargaba de hacer reír a monarcas y nobles. Lamentablemente, la historia se ha llevado por delante la parte más inocente de los palacios. Ahora el bufón de moda es alto, delgado y estiloso; lleva traje y camisa negros y habla sobre temas snob intercalando, a lo sumo, algún chiste verde.



6. El hidalgo o caballero andante:

La figura espigada de nuestro Don Quijote siempre nos recordará la virtud y entereza de estos personajes ya históricos. Cuando apareció la poli, sin embargo, no dudó en detener a los que quedaban por insumisión y alteración del orden público. Este defensor de las doncellas fue fagocitado por la versión moderna de sí mismo.


 
7. El guillotinador:

Pese a que en determinados países con baja ratio neuronal sigue existiendo la figura del “verdugo”, nuestro amigo, el protagonista de la Revolución Francesa y de la Inquisición, tuvo que decir adiós a su puesto de trabajo con la aparición de sistemas más civilizados para cargarse indeseables. Ahora la corriente de la silla eléctrica es activada  por un funcionario que lo único que quiere es acabar pronto y tomarse un café; ciertamente el espíritu conciliador y justiciero de la figura del guillotinador con capucha se ha perdido.


8. El monje copista:

 También miniaturista, este pobre hombre, entregado toda su vida en cuerpo, alma, vista y espalda a la tarea de copiar media página de un libro del tamaño de Segovia, pasó de ser un tipo cultísimo al más pringado de la comarca el día que un desalmado inventó la imprenta. Más de uno insistiría en que Gutenberg era el mismísimo Satanás, pero la racionalidad se impuso y gracias a ello, la sociedad avanzó.


9. El tallador de letras de imprenta:

 No se quedó ahí la cosa. Cuando alguno pensaba que ya tenía la vida hecha, una serie de hijos del demonio inventaron consecutivamente la máquina de escribir, el papel calcante y la fotocopiadora. Pese al arte que tenía con la escofina, acabó tirándose por un puente porque no fue capaz de aceptar que la nueva tecnología era más cómoda.

10. El dueño de la Olivetti:

 Desconocedor de la historia, se frotaba las manos sin saber que el progreso siempre gana. Sí, apareció el ordenador de sobremesa, apareció Bill Gates, apareció Apple, aparecieron las impresoras baratas, los cartuchos de tinta reciclable, los PDF, la factura electrónica, el ahorro de papel, los ecologistas, el iBook...




Pues eso.

6 comentarios:

  1. Na, yo soy antimainstream y ahora que te has vuelto popular voy a trollearte de vez en cuando
    Na, acabo de leer los comentarios del famoso post de los 25 puntos y solo tengo clara una cosa, apocalipsis ya, porque como especie somos de lo peorcito que hay

    ResponderEliminar
  2. ou yeah! Apocalyse Now... aunque me perdería muchas cosas...
    Anyway (mola mucho más anyway que "de todas maneras") pon un troll en tu vida / si no tengo un troll, no tengo nada / a quien trollea dios le ayuda / más vale troll en mano que ciento volando.
    Hay mucho descerebrado por ahí comentando pero también hay gente muy maja que ha dejado cosas coherentes, lo cual me hace tener una pequeña esperanza en ese 5 por ciento de humanidad, aproximadamente, que calculo yo que merece la pena.

    ResponderEliminar
  3. El 11 sería el "creador" (dios en carne) que quiso forrarse vendiendo CeDés a 20 pavos y vivir de sus temas de los 80/90 por no adaptarse a las nuevas tecnologías... si no fuera porque la clase política está poniendo todos los medios de que dispone para evitar que desaparezca.

    ResponderEliminar
  4. qué audaz a la par que anónimo

    ResponderEliminar

Comenta lo que quieras pero con dos dedos de frente y sin faltar a nadie más de lo que yo lo hago. Lo de la frente lo mido yo y probablemente sea 100% subjetivo. En ningún caso se contestará a comentarios anónimos.